viernes, enero 05, 2007

Para Heriberto....

Federico Hernández es una voz incluida entre los jóvenes escritores, pero sin pertenecer a ningun grupo o generación en particular, es decir, su trayectoria ha ocurrido al margen de eso que académica o tradicionalmente llamamos "movimiento literario". Sin embargo, se le reconoce como fundador de una iniciativa que se mantiene viva bajo el nombre de "Fundación Poetas de El Salvador", dedicada al fomento y promoción de la poesía en el país, desde la cual se ha impulsado el trabajo tanto de los jóvenes poetas como de los consagrados. Y hago todo este periplo seudo curricular, para hablar sobre la amistad de Hernández con Heriberto Montano, quien acaba de publicar junto a la Fundación Poetas el poemario "La ciudad y la Neblina".
En lo personal, la amistad entre los dos escritores me llama la atención por la diferencia de edad y de ideologías, pero que sin duda está marcada por esa hermandad que nace del arte. Más allá de posturas políticas, dos talentos se encuentran, comparten, se reconocen y se respetan...
Muestra de ello es que hace unos días, durante la presentación del libro "la ciudad y la Neblina", Federico leyó unos versos dedicados a Heriberto, los cuales comparto aquí (sin autorizacion del autor, por supuesto, por lo que me juego su buena voluntad y seguramente con mala puntuación, pues son copiados "de oídas"), como un homenaje al escritor que ahora lucha por su vida.


Heriberto se asoma a la espesura
de la humana y asfáltica inmundicia
Encoge sobre el alma su pericia
y extrae geometrías de dulzura.

La ciudad no conoce su ventura
Esta tan obligada a la cedicia
que ni el sol que la envuelve y acaricia
consigue más que su caricatura.

Pero allá donde muere el calendario, sin prisa
donde el tráfico suicida no le entibia ninguna calentura
niño travieso, mítico estepario, hendido su costado por la vida,
Heriberto produce la ternura.

No hay comentarios.: